Por qué Amazon hará temblar de miedo a Google y Facebook en la galaxia publicitaria digital

De acuerdo con las últimas previsiones de GroupM, el gasto en publicidad pegará este año un brinco del 4,5%. Algo más pausado será el crecimiento en 2019, cuando la inversión en publicidad se incrementará en un 3,9%.

Detrás de estas cifras de crecimiento está sobre todo y ante todo la que se ha convertido en el principal motor de la industria publicitaria: la publicidad digital.

En 2019 el gasto en publicidad digital aumentará hasta alcanzar los 243.000 millones de dólares en todos los rincones del planeta. Con esta abultadísima cifra bajo el brazo, la publicidad digital se zampará el 42% de la tarta publicitaria global.

No en vano, en 2018 el 95% del crecimiento de la inversión publicitaria recaerá sobre los hombros (cada vez más hercúleos) de la publicidad digital. Y en 2019 esta proporción crecerá hasta llegar al 99%.

Hasta ahora Google y Facebook han dominado (a sus anchas) la industria publicitaria digital, pero su duopolio podría tener los días contados. ¿El culpable de su pérdida de poder? Amazon. El gigante del e-commerce (y también empresas como eBay, Alibaba y Tencent) albergan en sus entrañas un auténtico tesoro de datos, unos datos que están abocados a ponerse al servicio de la publicidad digital.

Amazon ha desarrollado tantísimo en los últimos años el que constituye su principal núcleo de negocio (el comercio electrónico) que puede permitirse el lujo de apostar de lleno por lo que antaño era únicamente una actividad secundaria: la publicidad.

Las cifras hablan, en todo caso, por sí solasEn 2018 la empresa capitaneada por Jeff Bezos facturará 9.500 millones de dólares con la publicidad digital. Y en 2020 esos 9.500 millones podrían convertirse en 19.000 millones de dólares.

Pero, ¿por qué Amazon (y empresas aledañas) tienen tantísimo que decir (y ganar) en la galaxia publicitaria digital? Estas que enumeramos a continuación son sólo algunas de sus ventajas (frente a los no tan todopoderosos Google y Facebook):

1. Conexión con el cliente “en modo compra”

A diferencia de en Google y en Facebook, donde el cliente no tiene necesariamente intención de compra, en los determinados “retail media” el consumidor está “en modo compra” y es, por lo tanto, altamente probable que acabe adquiriendo algún producto.

2. Targeting con garantía de conversión

Facebook pone en manos de los anunciantes toda una pléyade de opciones de targeting a la hora de conectar con el consumidor (en función de la fase por la que éste atraviesa en el “customer journey”). Sin embargo, los retailers son dueños de datos bastante más valiosos que los pudieran obrar en manos de Facebook o Google.

Si bien Facebook y Google pueden realizar pronósticos (más o menos certeros) tomando como base los intereses del consumidor, los retailers tienen acceso al historial de compras del cliente. Y por eso la publicidad que se abre paso en Amazon y otros retailers online es casi una garantía de conversión para los anunciantes. Quienes allí acuden lo hacen, al fin y al cabo, con el último objetivo de comprar algún artículo.

3. Compra directa

Aunque el cliente decida responder a la publicidad en Google y Facebook y adquirir el producto promocionado, éste necesitará inevitablemente visitar otra página web para formalizar la compra. Ni que decir tiene que este paso adicional reduce ostensiblemente la motivación del consumidor a la hora del comprar y pone piedras en el camino del “customer journey” (en particular en los dispositivos móviles).

Amazon, en cambio, no tiene este problema y el consumidor puede comprar allí el producto anunciado sin necesidad de cambiar de página.

4. Pago sencillo

Llegados a la pasarela de pago, muchos consumidores se echan para atrás y terminan cancelando pedidos. En Amazon el cliente conoce a la perfección el proceso de “Checkout” y puede concluir su compra sin fricciones ni sorpresas de ningún tipo.

5. Transparencia y eficiencia

Amazon facilita a los anunciantes un completísimo y prolijo “full-funnel reporting”. Este elevadísimo índice de transparencia es difícil de lograr, en cambio, en la publicidad programática.

Además, factores de riesgo como el fraude y el “brand safety”pueden ser minimizados también en plataformas como Amazon.

Vía: Marketing Directo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *